Dempre // Consulting Group

LA INTELIGENCIA CORPORATIVA.

Carta Gerencial

Carta Gerencial

Desarrollo Organizacional, Desarrollo Profesional y Recursos Humanos

LA INTELIGENCIA CORPORATIVA.
Profesor Emilio Fereira, PhD. Vice-Presidente Académico Dempre Consulting Group

En los tiempos que corren, las Organizaciones orientadas al “Coaching Empresarial”, necesitan generar equipos de profesionales y programas de “Business Intelligence” (BI) o servicios de “Inteligencia Competitiva” para asesorar a la toma de decisiones en la Alta Dirección de sus clientes organizativos y empresariales públicos o privados.

Según el Business Dictionary[1], «la Inteligencia Competitiva es el Proceso continuo de atención de una empresa industrial o de mercado para identificar (1) actuales y futuros competidores, (2) sus actividades actuales y anunciadas, (3) cómo afectarán sus acciones a la firma y (4) cómo responder a sus clientes. Difiere del espionaje industrial en que utiliza medios legales y éticos para reunir y tamizar la información públicamente disponible».

Comprender las necesidades de los consumidores y las empresas u organizaciones disponibles permite al elegir la metodología correcta para llegar a respuestas de alta calidad a sus necesidades. El énfasis en la competitividad requiere, en efecto, sofisticados procesos de generación de productos y servicios que exigen uso de información analizada cuidadosamente; en otras palabras, inteligencia, como instrumento de planificación estratégica, habilidad que pocas empresas toman en cuenta.

La inteligencia competitiva es la colección sistemática de la información abierta, que, una vez compaginada y analizada, proporciona mejor comprensión de la estructura, la cultura, el comportamiento, las capacidades, y las debilidades de la competencia a fin de poder establecer criterios comparativos que permiten tomar decisiones mejor sustentadas. La mayoría de las firmas exitosas entienden hoy la importancia de saber lo que están haciendo sus competidores, y la información recopilada les permite que las organizaciones se enteren acerca de sus fuerzas y debilidades.

De ello se desprende que la inteligencia competitiva es una actividad de suma importancia para ayudar a las empresas a entender mejor cómo funciona el negocio. De esta manera se les ayuda a ser mejor que sus competidores.

Ya en 1999, L. Kkrizan[2] señalaba cómo las empresas, al apreciar la necesidad de la inteligencia corporativa se percataban de su propia vulnerabilidad al realizar un escrutinio similar. Según Leonard M. Fuld[3], la IC ha de ser un proceso ético de recolección y de depuración de suficiente información que permita ser utilizada para tomar decisiones estratégicas. Así mismo, se desprende del pensamiento de R. Heuer Jr. 1999[4], que, dadas las dificultades inherentes en el procesamiento humano de información cada vez más abundante y compleja, un sistema de gestión prudente debe:

Promover productos que claramente delinean sus suposiciones y cadenas de inferencia y especifican el grado y la fuente de la incertidumbre en las conclusiones.

Destacar los procedimientos que exponen y elaboran los puntos de vista alternativos (debates analíticos, «abogados del diablo», intercambio interdisciplinario de ideas, análisis de la competencia, revisión de intra-oficinas de producción y solicitud de opiniones de expertos externos. Se plantea la necesidad de establecer un Ciclo de inteligencia competitiva o proceso por el cual se adquiere la información en bruto, se reúne, transmite, evalúa, analiza y es puesta a disposición como inteligencia terminada, base de las acciones futuras. Por ello, la integridad de la información recogida no debe verse comprometida.

Con el auge de internet y las nuevas tecnologías, la competencia es cada vez más un aspecto clave a estudiar por las empresas que busquen hacerse con un nicho en el mercado y conseguir determinados beneficios. Hoy se pueden observar mayor número de empresas y marcas con las que competir, no sólo a nivel internacional o nacional, sino también a nivel local. De ahí que sea necesario, que toda empresa oriente su mirada a todos sus competidores y trate de analizar toda la información posible que les permita detectar sus puntos débiles, analizar su estrategia de marketing e incluso imitar aquello que hacen los competidores y que les consigue éxito y beneficios.

Se vienen señalando 10 razones por las que cualquier empresa debería aplicar la Inteligencia Competitiva en su día a día[5]:

1- Anticipación ante los cambios del entorno.
2- Control del entorno competitivo.
3- Innovación en el producto o modelo de negocio.
4- Identificación de nuevas oportunidades.
5- Aumento de la eficiencia y de la eficacia en el tratamiento de la información externa.
6- Ahorro de dinero.
7- Protección o reducción del riesgo.
8- Inspiración de mejoras en productos y procesos.
9- Toma de decisiones.
10- Generación y adquisición de conocimientos.

Mediante la colección sistemática de información abierta, y su correcto análisis, se pueden obtener conclusiones muy interesantes acerca de la estructura, de la cultura, del comportamiento, de las capacidades, y de las debilidades de una empresa. Estudiar al detalle a la competencia es fundamental para entender mejor cómo funciona el mercado en general.

[1] http: //www.businessdictionary.com/definition/competitive-intelligence.html 23/02/2014
[2] Intelligence Essentials for Everyone. http://www.scrip.org/files/Resources/Krizan Intelligence Essentials.pdf 23/02/2014.
[3] Leonard M. Fuld. 2014. What is Competitive Intelligence?
http://www.fuld.com/company/what-is-competitive-intelligence 26/02/2014.
[4] Euer Jr, Richrards. 1999. Isychology of Intelligence Analisis. http://www.scrip.org/files/Resources/Heuer-Psychology-of-Intelligence-Analysis.pdf 21/02/2014.
[5] Manuel Gross. 2011. 10 razones por las que la Inteligencia Competitiva es imprescindible
para tu organización. http://manuelgross.bligoo.com/content/view/1185842/10-razones-por-las-quela-Inteligencia-Competitiva-es-imprescindible-para-tu-organización.html.
25/02/2014.

Síguenos en: